Terapia Energía Piramidal

Las propiedades curativas de las pirámides son conocidas desde hace muchos años. Los antiguos  egipcios utilizaban un número de formas, incluyendo la pirámide, como fuentes de energía curativa.

La vida en sí misma, es un fenómeno electromagnético. Cada átomo de cualquier sustancia constituye un diminuto imán, con su correspondiente campo magnético, generado por sus componentes eléctricos. Por lo tanto, al estar compuestas de átomos, como toda la materia, las células también tienen sus propios componentes eléctricos.

En reposo, existe una mensurable diferencia de potencial entre el interior y el exterior de la pared celular, ya que la parte interna de cada célula aparece relativamente cargada con un potencial negativo, mientras que el exterior se muestra ligeramente positivo. En otras palabras, podemos decir que cada célula es una especie de batería, con su propio campo magnético.

Considerando esta función, vemos que es posible que un grupo de células vibre a una cierta frecuencia cuando gozan de buena salud, pero cuando esta frecuencia se ve perturbada por alguna razón, se produce un estado de enfermedad. Pudiéramos concluir que los signos y síntomas de una enfermedad no son otra cosa que las manifestaciones externas del desequilibrio en el flujo energético del organismo.

En la naturaleza cada ser vivo está sujeto a la influencia del campo magnético, incluso se ha llegado a plantear que “la energía magnética es la energía elemental de la cual depende la vida del organismo”. El desarrollo de la vida está indisolublemente ligado a las radiaciones magnéticas y tanto las plantas como el hombre y los animales son afectados, para bien o para mal, por este fenómeno el cual, en innumerables ocasiones, es inevitable. Por todo esto, es de vital importancia conocer de qué modo influye el campo magnético y electromagnético sobre los seres vivos, en primer lugar, pero también conocer cómo el hombre puede manipular al mismo y obtener beneficios de sus propiedades, ya sea por aplicación directa, o por el desarrollo de sistemas y equipos que mejoren la calidad de la vida en general.

La aplicación de la energía piramidal en la esfera de la salud está basada en el restablecimiento del balance energético de la persona enferma, mediante el suministro de energía vital según su necesidad. Este suministro energético se efectúa a partir de la energía concentrada en el centro de la pirámide. De esta forma, se han obtenido resultados positivos en patologías de muy variados sistemas utilizando el método directo de exposición en la pirámide.

Los beneficios de esta terapia son, entre otros:

  1. Analgésicos.
  2. Antiinflamatorios.
  3. Bacteriostáticos.
  4. Miorrelajantes.
  5. Sedantes.
  6. Tiene efecto acumulativo.
  7. Su acción es duradera.
  8. No ofrece ningún peligro para el paciente.
  9. Está especialmente aconsejada para casos de ansiedad, estrés o depresión, alteraciones del sueño y cualquier tipo de anomalía física o emocional.
energia piramidal terapeutica