Cavitación

Este innovador método de remodelación ultrasónica destruye los cúmulos localizados en el tejido graso subcutáneo a través del empleo de la vibración ultrasónica, capaz de emulsionar el tejido adiposo y hacerlo desparecer. La cavitación deja el tejido de la piel, vascular, nervioso y muscular inalterado.

La mayor parte de los pacientes experimentan reducción de la grasa localizada después de un solo tratamiento y aún para la reducción de la grasa más gruesa es totalmente recomendada.

Los cúmulos grasos localizados en piernas, abdomen, brazos y caderas impiden lucir una bonita figura. Gracias a esta tecnología, hoy es posible eliminar esos antiestéticos “rollitos” sin necesidad de pasar por el quirófano, sin liposucción.

Los resultados definitivos se aprecian como una disminución del volumen, que se hace más evidente a medida que el organismo elimina las grasas disueltas de forma natural. En un tratamiento de 10 sesiones se consigue una reducción de 2 a 5 cm de contorno, aunque es variable según la persona y la zona tratada.